El primer ministro neozelandés pospondrá la salida de Rio Tinto si es reelegido

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, planea retrasar el cierre de la Fundición de Aluminio de Nueva Zelanda (NZAS) de Rio Tinto en Tiwai Point de tres a cinco años si es reelegida.

En una conferencia de prensa de Invercargill en la Isla Sur de Nueva Zelanda ayer, Ardern confirmó que ella y su gobierno «trabajarían duro» para dar a los trabajadores locales y la comunidad de Southland «una salida que ayudaría a todos a planificar el futuro».

En octubre pasado, Rio Tinto comenzó a revisar el futuro de la fundición de Nueva Zelanda, que estaba luchando por las condiciones del mercado del aluminio y los altos costos de energía, lo que hacía que el activo no fuera rentable.

En julio, el gigante minero anunció un cierre planificado de las operaciones de NZAS y su eventual cierre, que está previsto para el próximo agosto.

«Rio Tinto ha sugerido que busquen irse dentro de un año», dijo Ardern.

“La opinión de la comunidad local, que es una opinión que compartimos, es que todos nos beneficiaríamos de tener tiempo adicional y una salida gestionada de Tiwai Point.

“Estamos aquí para comprometernos a apoyar esa salida gestionada a través de Transpower y es nuestra intención ver una negociación con Rio Tinto para una salida de entre tres y cinco años.

«Eso asegurará que no tengamos costos adicionales incurridos para el resto de la red a través de una salida rápida, pero también garantizará que tengamos el tiempo necesario para reemplazar los trabajos aquí en Southland con oportunidades altamente calificadas y de alta calidad».

Ardern dijo que el gobierno trabajará en estrecha colaboración con Rio Tinto para brindarles a los trabajadores locales la mayor certeza posible mientras se cumplen los objetivos básicos, como la remediación ambiental, el mantenimiento del empleo y el trabajo en el uso futuro del sitio.

NZAS pertenece en un 79,36 por ciento a Rio Tinto y en un 20,64 por ciento a la compañía japonesa Sumitomo Chemical Company, que emplea a alrededor de 990 empleados y contratistas equivalentes a tiempo completo que trabajan en la fundición.

NZAS convierte la alúmina en aluminio utilizando energía hidroeléctrica renovable, lo que la convierte en una de las fundiciones de aluminio de menor huella de carbono del mundo.

La alúmina de la fundición proviene de refinerías en Queensland y Australia Occidental.

Aproximadamente el 90 por ciento del aluminio producido en NZAS se exporta.